Te interesan mis textos y contenidos

  • Convierto en noticia tus actividades para hacer más visible tu negocio y conseguir mayor rentabilidad

  • Treinta años de experiencia profesional a tu servicio para ayudarte a lograr más beneficios

Textos y contenidos para webs y blogs. baldorodriguez.com

Una amplia experiencia para ayudarte con mis textos y contenidos

Te diré sobre mi que soy consultor de comunicación, periodista y copywriter web. Ayudo a empresas, profesionales y negocios en general a posicionarse en internet con textos de calidad, a navegar con brújula por el complicado mundo de las redes sociales y a implantar planes de comunicación para mejorar la rentabilidad y los beneficios. Y todo con mi amplia experiencia profesional de más tres décadas en el foco de la noticia.

Después de tres décadas de trabajo en el mundo offline, concretamente como reportero, redactor jefe y en diversos puestos de dirección en varios periódicos, me he metido de cabeza en el apasionante mundo online para hacer copywriting y he cursado el Máster de Marketing Digital 2015 de la Escuela de Negocios de Alicante (Fundesem).

El papel agoniza, no tanto porque se le acabe el gas como por falta de ideas, de imaginación, de modelo de negocio y, quizás, por la soberbia de muchos responsables de periódicos que han perdido el oído y hasta la memoria. Y ahora toca batirse el cobre en Internet, un fantástico vehículo para la propagación de información, para hacer negocios o simplemente para expresar inquietudes.

Quiero ayudarte a impulsar
tu negocio o tus servicios
y a mejorar tus ventas y tu actividad
en las redes sociales

Trabajé un tiempo en Televisión Española, en los estudios de Prado del Rey, en la época en que se inauguró el famoso Pirulí por lo del mundial de fútbol, con una beca del Instituto Oficial de Radio Televisión (IORTV). Estuve sólo unos meses, pero fue tiempo suficiente para darme cuenta, con la ayuda de Baltasar Magro, de la fuerza de la imagen, y a aprender a contar historias y noticias de forma directa, breve y sencilla. La mejor manera para ayudar a entender nuestra compleja existencia.Me licencié en 1983 en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid, rama de Periodismo. Un lugar denostado por los empollones de la época, pero lleno de creatividad y debate. Un centro educativo donde se citaban los tipos más excéntricos y toda la colección de filosofías de vanguardia, ropas y pelos extravagantes que dieron color y marcha a la movida madrileña.

De Fraga al Rey de las Tartas

La búsqueda activa de empleo, como se dice ahora, me llevó a la costa de Lugo en el verano de 1985, donde realicé un apasionante y agotador trabajo periodístico en el diario El Progreso. Aquí tuve la fortuna de conocer y compartir charla en el mercadillo de Ribadeo con el expresidente del Gobierno Leopoldo Calvo Sotelo; de ayudar a Manuel Fraga a despertarse de la siesta en el parador de la misma localidad para hacerle una entrevista o de departir con el Rey de las Tartas de Mondoñedo, por nombrar algunos ilustres personajes que por allí pululaban.

Pero la noticia que más me conmovió y que más me obligó a trabajar fue el abordaje mortal del pesquero Playa de Arrizar, con matrícula de Bilbao y base en el puerto de Burela, por el carguero francés Artois, a causa de la niebla. El luctuoso suceso ocurrió a mediados de julio de 1985 cerca de las islas Cíes. Un marinero falleció y seis desaparecieron entre las aguas. Burela, y por extensión la comarca de A Mariña lucense, vivió días de inmenso dolor. Aún tengo viva la imagen de algunos testigos con el gesto desencajado por la tragedia.

En mi etapa de director adjunto de La Opinión de Murcia

Un autobús me trajo de Asturias hasta Alicante el 1 de Mayo de 1986, señalada fecha. En la maleta llevaba conmigo la promesa de un contrato de seis meses para prestar mis servicios en el diario Información. Y de ahí, hasta 30 años de trabajo en el grupo Prensa Ibérica, uno de los más potentes del país. En Alicante contribuí decididamente a dinamizar el periódico desde las delegaciones de Elda y Elche, donde con gran esfuerzo, horas interminables de faena y una pasión absoluta por el periodismo saqué a la luz historias de los lugares más recónditos.

Angustia por “el niño de Petrer”

La detención del famoso delincuente “El Pinteño” en diciembre de 1986, el proceso de transformación de FICIA en IFA y su traslado a Torrellano, los problemas de inseguridad ciudadana en Elda y comarca y la irrupción del Sida en nuestra vida cotidiana, con todos sus temores, fueron algunos de los temas destacados de este período. Pero, sin duda, el caso más difícil en el que tuve que trabajar y que más me conmovió fue la desaparición del “niño de PetrerEmilio José Montesinos, de 15 años, que sería hallado muerto dos años más tarde. La falta de noticias sobre su paradero y las despiadadas maniobras anónimas de su asesino acabaron por descomponer a la familia del joven. Fue un proceso duro, terrible. Mis ojos vieron la angustia familiar y conté día a día la lucha denodada, sin tregua, de su padre por encontrarle. Con mi trabajo ayudé todo lo que pude para que las autoridades no dejaran de investigar y se resolviera el caso, hecho del que me siento orgulloso.

Murcia en el horizonte

Murcia apareció en mi horizonte en 1996, año en el que me incorporé al diario La Opinión, en el que fui subdirector y director adjunto. La vida en esta Región fue una experiencia fascinante por la generosidad de sus gentes y porque tiene algo mágico que atrapa. Accidentes brutales como el del tren de viajeros en Chinchilla, crisis de gobiernos y convulsiones políticas, protestas sociales o grandes acontecimientos culturales marcaron una tarea que engrandeció el diario y lo llevó a conseguir beneficios y sus mayores tiradas.

Los sucesos siempre se recuerdan. El “asesino de la catana”, José Rabadán Pardo, quien con 16 años cometió una barbarie en su propio domicilio de Murcia al segarle la vida a sus padres y a su hermana, que sufría síndrome de Down, conmovió hasta los cimientos de una sociedad a la que le costaba encajar tal noticia en la primavera del año 2000. Juegos de ordenador, consentimiento paterno, edad conflictiva… muchos ingredientes para el debate y para intentar dar sentido a un hecho inexplicable. Igual que sucedió con Paquita González, la mujer de Santomera que estranguló a sus hijos de 4 y 6 años para castigar a su marido. Dirigí la cobertura de estos sucesos, magistralmente contados por José Alberto Pardo, entre otros periodistas de la plantilla. Intenté que fueran tratados con absoluta seriedad y rigor porque era fácil caer en el sensacionalismo dada su naturaleza y ante el tremendo interés informativo internacional que despertaron. Creo que lo conseguí.

Periodismo en la red

En 2006 regresé a Alicante como subdirector del diario Información, del que poco más tarde fui director adjunto. La lucha contra la crisis, que está dejando la prensa escrita tocada de muerte, y la exploración de nuevas fórmulas de periodismo en la red, fueron claves en una etapa que di por terminada a finales de 2014 para entrar de lleno en lo que ahora me ocupa: la comunicación y el marketing online. Una etapa en la que trabajé denodadamente para que el diario se mantuviera en la cúspide, con más de 260.000 lectores diarios y copando más de la mitad del mercado provincial.

baldorodriguez.com

Tutor de decenas de periodistas en prácticas

Durante mi etapa profesional fui tutor de decenas de periodistas en prácticas de una decena de universidades españolas. Un trabajo que me enorgullece porque seguro que a más de uno le he metido el gusanillo de una profesión que acabará encontrando su sitio en este mundo absolutamente enredado.

Creo que esta amplia experiencia profesional, aliñada con las técnicas y conocimientos del marketing online, puede ayudarte sin duda a impulsar tu negocio o tus servicios, a empujarte a participar activamente en las redes sociales para mejorar tus ventas y tu reputación o, simplemente, a posicionarte en Internet, para que mis mejores textos te ayuden a comunicar lo que de verdad de interesa.

30

Un poco más sobre mí…

Nací un mes de agosto del año 1960 en la perdida aldea asturiana de El Venceyal, en el municipio de Lena. Un lugar rodeado de castaños y avellanos, con una fuente de agua ferruginosa y todo tipo de alimañas pululando por el entorno. Infancia feliz, en plena naturaleza, cual Emilio, aunque en Baldomero.

La vida en el campo marcó mi infancia que desde los tres años transcurrió en otra aldea cercana, La Iglesia, centro del valle de Muñón Cimero, llamada así porque alberga la iglesia, y también el cementerio y la escuela, ahora cerrada.

Aldeas del valle de Muñón Cimero, Lena, Asturias. En primer término, derecha, el Venceyal. En el centro, La Iglesia. Enfrente, La Maderada. Al fondo, Reconcos. A la izquierda, los Fueyos.

Aldeas del valle de Muñón Cimero, Lena, Asturias. En primer término, derecha, el Venceyal. En el centro, La Iglesia. Enfrente, La Maderada. Al fondo, Reconcos. A la izquierda, los Fueyos.

Cursé mis primeros estudios en esta escuela rural, con las niñas en el primer piso y los niños en la planta baja. Gracias a Pura Trapiello, la señorita, aprendí a escribir. Creo que la primera palabra que logré trazar en la pared de la casa de la maestra, bien pequeño y ante el asombro del vecindario, fue coche, aunque es más que probable que por aquel entonces no hubiera visto ninguno.

En el Colegio Nuestra Señora del Pilar, de Pola de Lena, curse estudios de bachillerato elemental, superior y COU. Buenos maestros, seglares y religiosos, de los que aprendí que nada se consigue sin esfuerzo. Don Buenaventura (director), Don Cecilio (administrador general), Don Enrique (química), Don Francisco (ciencias naturales) o Don José (francés), entre unos cuantos más, no escatimaron esfuerzos para desasnar a unos cuantos que como yo bajábamos bravos de las montañas pero con una inmensa sed de aprender y progresar.

Hice el primer curso de Derecho en la Universidad de Oviedo en el año 1977. Eran tiempos convulsos de los que recuerdo una inmensa trifulca en lo que ahora es el rectorado, rodeado de falangistas para cercar a los asistentes a una conferencia de Santiago Carrillo. Los enfrentamientos se saldaron con decenas de bancos rotos, reparto de miles de patadas y puñetazos y una fuerte carga policial. También, ¡cómo no!, las enseñanzas de Derecho Romano del célebre catedrático Ignacio de la Concha o los inmensos problemas, por obvias razones, dada la época, con la asignatura de Derecho Político.

Este ambiente enrarecido y la posibilidad de encontrar avío en Madrid me llevaron a cambiar la matrícula para la Facultad de Ciencias de la Información en la rama de Periodismo. La profesión de periodista me llamaba la atención porque me gustaba ser locutor de radio, medio en el que, curiosamente, menos he trabajado. Aproveché el tiempo y me licencié el curso académico 1982-83 para empezar a desarrollar la vida profesional que desde el inicio de esta página les vengo contando.

En la actualidad vivo en Elche. Estoy casado con Carmen Navarro y tenemos un hijo, Martín, que a finales de marzo cumplirá cuatro añitos. ¡Este sí que es mi verdadera pasión!

Correr, caminar, leer…

Creo que una página sobre mi no tiene sentido si no les cuento algo de mis aficiones. La principal es la lectura. Me apasionan la historia y la literatura. Sobre la historia de España tengo al ya fallecido Manuel Fernández Álvarez como historiador de cabecera. Quien no haya leído sus libros “Carlos V, el césar y el hombre” y “Felipe II y su tiempo” se pierde uno de los mejores relatos de la historia de nuestro país.

Mis escritores preferidos son Juan Rulfo por sus apasionantes relatos de “El llano en llamas”, García Márquez y “Cien años de soledad” o Cervantes y sus “Novelas ejemplares”. Junto con los relatos de Rulfo siempre tengo a mano recopilaciones de artículos de Francisco Umbral y Manuel Vicent, a quien leo todos los domingos en la contraportada de El País. De vez en cuando me sumerjo en el complicado mundo intelectual de Borjes a través del “El Aleph” y procuro no perderme ningún libro, artículo o ensayo de Antonio Muñoz Molina, por venir al mundo actual. Para los días de paz, un decir, recomiento leer poesía de José Ángel Valente. Espiritual, trascendente e inspiradora.

Monte arriba y con una mochila al hombro es el mejor trayecto hacia la felicidad. ¡Eso sí, con una bota llena de vino! He recorrido gran parte de las montañas de Asturias, Alicante y Murcia. También algunas de Andalucía, Valencia, Castellón y Madrid. Las vistas del Barranco del Infierno, el pico Revolcadores o el Angliru son un buen motivo para calzar las botas y ponerse a caminar. Yo lo hago desde hace año y no dejo de pensar que quedan numerosos rincones, senderos y barrancos por descubrir.

Baldo Rodríguez entra en la Maratón de Madrid

Unas zapatillas, una camiseta y un pantalón corto es lo único que se necesita para salir a correr. Varias medias maratones de Santa Pola y otras tantas medias en Elche, un par en Murcia y una en Lorca y Elda, además de algunos 10K y otras carreras menores, me han permitido traer a casa un buen puñado de medallas (sin podio, desde luego) y otros abalorios que me hacen feliz. La afición por correr me viene de lejos pero con asiduidad la practico desde hace unos 2O años. La motivación, la fuerza física y mental que te da un entrenamiento continuo para superar estos desafíos te permite enfrentarte con garantías de éxito a otra pruebas de la vida, quizá más duras. He corrido incluso una maratón en Madrid. Fue un año del que no quiero acordarme. Fue feliz cuando terminé en casi cinco horas. Iba para menos de cuatro pero me encontré con más de 3O grados en abril, fuertes cuestas rompepiernas y una muralla en el kilómetro 35. Pero la acabé. Bueno, quizá repita.

Contacta conmigo:

Escríbeme (email)Escríbeme: baldo@baldorodriguez.com

Llámame (teléfono)Llámame: 609 628 409

Últimos post

Digitalización: 4.0 y 5G con El Mundo de Alicante

Ya estamos prácticamente inmersos en la industria 4.0, con el 5G tocando a la puerta, con la impresión 3D en marcha…

Emergencias: del megáfono al tuit, todo bajo control

Que en pleno apogeo del tuit, de la comunicación instantánea por redes sociales y del periodismo digital, haya que recurrir…

Sebastián Lora: el remedio para perder el miedo a hablar en público

"Estructura, público, voz, contacto visual, hablar en público". Son algunas de las palabras que me han quedado grabadas después de…

  Licencia de Creative Commons
baldorodriguez.com está bajo una licencia Creative Commons de Reconocimiento No Comercial Sin Obra Derivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de http://baldorodriguez.com.